FACEBOOK LIVE

Latest Posts:

LA LOCURA NORMAL

LA LOCURA NORMAL

De prisa anda la mujer, insostenible sus movimientos, las palabras caminan de un lado al otro, en un lenguaje sólo comprensible para dioses y diosas, sus ojos brillan y penetran sólo para quienes ella admite que la miren, en sus hombros cuelga un bolso difícil de interpretar en el que guarda sus preocupaciones, sus tentaciones, sueños sin saber uno que significan; el tiempo es ese ingrediente donde afloran decenas de códigos que le permiten a uno ponerse al tanto del alfabeto griego, para descifrar cada mensaje que ella maneja; esa mujer inventiva y trascendental con sus gestos hace padecer a los más probos que consultan al oráculo de Delfos cuando se trata de conocer lo desconocido, es esa misma mujer la que calcula que alguien la está observando y comunica cuando se lo propone, seleccionando a su receptor. Al partir de su espacio natural hace círculos y figuras que la geometría debe tener excesiva preocupación, dado que nos confunde sin fijarlo como objetivo, es más, en los movimientos anunciados se asoma en su bolso como ángel de la guarda la obra  de Gibran El loco, de pronto, su contagio filosófico literario irreverencial hace parte del mundo de las ideas del cual hablaba Platón o de la iluminación divina de San Agustín o quien sabe si del nus cósmico de Platino, es posible que todo nos lleve a la conclusión del querer conocer, cómo sabe esa mujer para saber o cómo conoce para conocer o es Gibran con la complicidad del Loco; solo recuerdo que ella saco de su bolso misterioso un libro con portada de color azul con letra blanca decía El Loco, lo mostró y enfatizó que andaba con él. Esa mañana yo me atreví a preguntarle a El Loco en medio del silencio, cuál es tu influjo en esa mujer, parece que sus dedos hablaran con ella cada vez que abre el bolso, sus ojos besaran sus páginas como símbolo de amor, porque su olfato escucha palabras que sus oídos no pueden ver, porque sus manos ven los que sus ojos acarician; mis celos crecieron cuando observaba como abrigaba esa mujer a El Loco de Gibran en su bolso aunque se mantuviera en la oscuridad con la seguridad de un broche o algo que no alcancé a divisar en medio de esa mañana llena de locura, remedio para el alma de los que no podemos caminar presos de libertad por los espacios que tiene la ciudad; a esta hora debe estar El Loco en cualquier espacio y yo sigo haciendo el curso. Como haría para disputarle el bello encanto de un bolso cómplice que con El Loco de Gibran, hablan, ríen y juegan, hasta cantan solo por mi culpa, no me arrepiento que esto halla sucedido, de loco tenemos un poco, un poco loco nos ayudará a mantenernos presos de libertad para siempre mientras vivamos en medio de la locura que los normales no comprenden.


HUCASME

Share on Google Plus

About hugo castillo

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario