FACEBOOK LIVE

Latest Posts:

Viviendo en un sueño


Por: Hugo Castillo Mesino





Se asomaba la tarde - las voces se confundían la suya era diferente - aunque no la escuchaba - el brillo de sus ojos servían de espejo - ante la incesante calor - era ella la que disipaba el tiempo - entre todas yo la miraba - por mi mente - la dibuje una y otra vez - sus movimientos me acercaban - no sabía qué hacer - solo sabía que su presencia -  seducía el momento - todo se me olvidaba menos la mujer - que un día soñé - pensé que el espacio – era nuestro por vivir – a este lo sepultaban - las manecillas del reloj – y que pasa - si no la volvía a ver - que podía hacer - allí estuve en ese lugar - donde todos la veían - mientras yo la observaba diferente - porque la pensaba - la curiosidad era mi lenguaje y mi compañía - aunque a mi alrededor estaban muchos - me encontraba asaltado por saber - quién era esa mujer - que turbaba mis neuronas - con cara de diosa - era un encanto - era algo extraño - que me pasaba - pero  yo resistía - no podía rescindir - ante mis ojos - si ella  era el centro de atención - le pregunte como de costumbre - cómo te llamas - no sabiendo cual podía - ser su respuesta - cuál es tú bello nombre - y sin esfuerzo  contesto – Esperanza - en mi reflexión al escuchar - su nombre respondí - eso coincide con lo que pienso - es mi esperanza - mientras respondía en mis adentros - el ambiente estaba cargado de calor - y se escuchaba un sonido musical – estridente – pero yo insistía – las horas caminaban - había el deseo de saciar mi apetito - todos lo hacían menos yo - ella era el menú de mi sed - mientras invertía el tiempo – no descansaba - en mirar de fascinación a Esperanza - le lance un arsenal de preguntas – que no alcanzaba a escuchar – estas no resultaban – vivía lo incierto - las horas eran agónicas - eso me preguntaba una y  otra vez - y yo mismo respondía - muchos estaban a su lado - su presencia multiplicaba las miradas - el vacío de los demás se sentía  - la contemple por miles de veces - en el fondo solo quería verla – su indiferencia era el desierto - de mis ojos - el silencio se fue apoderando - del sueño que soñé - era ella - cuando al final - formule otras preguntas - y le dije casi en silencio - tu eres como mi hermana – la que un día soñé - la que imagine - pero a la vez - quería que pensará como yo – era un imposible – estaba convencido - que el momento me enloquecía - sólo sé que no era ella - mi hermana - la diferencia consistía - en que Esperanza me seducía de pie a cabeza - y me envolvía hasta cegar la imaginación - lo blanco de su piel resaltaba su figura femenina - la embellecía demasiado - destilaba ternura y pasión - entonces no sabía que era mejor - haberla visto antes – ahora o ese día o después - todos los minutos vividos - se habían convertido en un ritual - o era preferible - nunca haberla conocido - que dilema vivía y sentía - todo transcurría  y los enigmas surgían - sumándose los unos a los otros - sin despejarse - pasados unos minutos - me acerque a  ella y le pregunte - ¿quiero saber algo más allá de  tu nombre? - su silencio seguía - acompañado de indiferencia - me desesperaba - y se esfumaba la intención de volverla a ver - e insistí en decirle - y en saber dónde vives - y  la información - obtenida era negativa - sin el mayor entusiasmo – me encontraba perdido – era una apuesta – que al verla surgió – mas no  estaba derrotado - pero esperanzado en su nombre – le insistía hasta no descansar -  y también me preguntaba – porque debo ser motivación alguna – quien era yo – para pensar así - cuando habían transcurridos pocos horas - para que se diera esa confesión – Esperanza es libre - para negar y desistir - la tarde avanzaba - no era el mejor premio - para volverla a ver - nos miramos – no sé si era cierto – no hubo sorpresa - y  sin anuncio alguno partió - en  el vehículo del olvido -  se perdió en medio de calles y carreras -  a  la distancia alcance a verla - en medio de una nostalgia naciente - se fue borrando de mis ojos - su imagen como partida – fue un adiós sin retorno – un día cualquiera – volví a verla – era la misma Esperanza – saludo y volví a mirarla – al día siguiente – volvió y trato de sonreír – se sentó y coincidió - donde mis ojos circulaban – al otro día – sus labios arrojaban una sonrisa – y allí empezó a nacer – el preludio – para saber quiénes éramos – el amor germinaba – se acostumbró a estar con el – segundos y minutos – luego horas – más tarde – ya los días no contaban – entre avenidas y calles – entre calles y carreras – ya nos veíamos el uno al otro – codificados por el silencio del tiempo – pintando poemas y versos – cantando melodías – embriagadas de pasión – ya Esperanza era más que mi esperanza – alimentados el uno del otro – alcanzando estrellas – contando mariposas – respirando el aire de los parques – observando la terquedad de las olas – hablándole a la luna – mientras que Esperanza invocaba al sol – así fue creciendo – el amor que un día llego - se fue para no regresar – volvió  y vive en el recuerdo – es ella Esperanza – la que creció con el tiempo – la que sueña y escribe versos – la que canta – hace llorar y reír – la que oxigena – los momentos por vivir – la que vive en el recuerdo – la que nace todos los días – es ella quien pregunta – mientras yo le respondo – no eres mi hermana – eres la pasión – eres el sueño que un día soñé – eres la terrenalidad – del día y la noche – y también del amanecer – por ti vivo – por ti pienso – por ti sueño – mi Esperanza de siempre.
Share on Google Plus

About hugo castillo

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. DON HUGO, El maestro de las letras, sus poemas dejan volar la imaginación de los lectores y permiten libremente su interpretación, pasiones recónditas y secretos en los besos que describe, llaman al amor y el deseo más puro del ser humano. Felicitaciones y Gracias por compartir su sueño, su talento, su don de la palabra hecha un arte literario. Rossi

    ResponderEliminar